La carne de la felicidad: ¿Cómo se consigue la máxima calidad?


La carne de la felicidad: ¿Cómo se consigue la máxima calidad?

La carne de la felicidad es un concepto acuñado por la Finca de Jiménez Barbero. Esta casa se ha ganado el reconocimiento internacional. ¿Las razones? Tener una explotación de vacuno sostenible y responsable, única en el mundo por sus características. Un medio natural de crianza para alcanzar un producto saludable y de máxima calidad. Se puede  encontrar en la carta de La Renta Cocina Bar.

Tal como indican los responsables, su método de crianza les ha llevado a ser pioneros en un sector puramente tradicional. Es el resultado de “la búsqueda de la excelencia, unida al respeto por los animales”. De esta forma, se ha creado un espacio único “que ya se ha convertido en un referente internacional” señalan.

Para tal fin, han apostado por la innovación en el proceso de crianza. “Todas las personas que formamos parte del proyecto de La Finca compartimos el mismo principio: animales felices significa clientes felices”, explican. Un trabajo conjunto cuyo objetivo es crear “La Carne de la Felicidad”. Esta creación se consigue mediante “el cuidado y supervisión de todos los elementos que interfieren en el resultado final”.

Por este motivo, se mima todo el proceso, “desde la selección de la raza hasta la alimentación, la sanidad y el bienestar de cada animal”.

“La Carne de la Felicidad es el resultado de un cuidado proceso de crianza”

Por ejemplo, la alimentación es uno de los pilares fundamentales de este proceso. De ahí que para poder llevar un control absoluto, elaboran su propio pienso. Se hace “a base del mejor maíz, cebada, centeno, avena, trigo y soja”. Se les proporciona así a los animales un producto sano y equilibrado. De esta forma, se otorga a su carne unas “características excepcionales”, resaltan desde la explotación. Para favorecer su salud digestiva y bienestar, además, cada día se hace un reparto de alimento por toda la Finca donde se mezcla el grano con la paja. Aunque es un procedimiento “más costoso que los métodos tradicionales”, los expertos recuerdan que “es la única forma de mantener nuestro compromiso con los animales y la calidad de nuestros productos”.

Junto a la alimentación, se han adoptado nuevas formas de crianza en las que las medidas sanitarias son también pioneras en el sector. Por ejemplo, para mantener un entorno saludable, se ha acotado todo el perímetro de La Finca con vallas de alta protección, impidiendo el acceso de otros animales que puedan transmitir enfermedades. Además, son pioneros en la prevención evitando así contagios y conseguiendo una carne de calidad homogénea.

La preservación del hábitat es otro punto su favor. El diseño del mismo se ha pensado para tratar a los animales con una red de caminos externos que permite al personal alimentar e inspeccionar a los animales sin necesidad de acceder a su hábitat evitando de este modo contaminaciones cruzadas.

 “EL EXCEPCIONAL entorno, CLAVE PARA EN EL CONCEPTO DE CARNE DE LA FELICIDAD”

En cuanto al bienestar del animal, también está todo pensado. Los animales se encuentran en un lugar y entorno único. Por ello, las naves de acogida se han construido “teniendo en cuenta la climatología local”. Cuentan con vanguardista cubierta en forma de “sándwich”. De esta forma se ha conseguido una ventilación natural, así se evita las temperaturas extremas tanto del invierno como del verano.

Para su comodidad, en cada nave se acoge solamente a un pequeño grupo de animales. Así, se les garantiza un gran espacio “en el que no existe el estrés, el calor en verano o la competencia por la alimentación”, detallan los responsables del proyecto.

Sus señas de identidad han hecho que desde la Fina se pueda “ofrecer un producto de máxima calidad mientras respetamos aquello que es importante para nosotros”, añaden.

Hay 1 comentario

Add yours